Top menu Spanish

Saga naga: la extraordinaria historia de Visier Sanyü
Book review
Miércoles, Agosto 30, 2017
Author: 

Reseña del libro

Saga naga: la extraordinaria historia de Visier Sanyü

Como millones de refugiados alrededor del mundo, Visier Sanyü sabe lo que es huir de un conflicto violento. Él es un anciano del clan Meyasetsu de la tribu Angami de Khonoma, el pueblo que estaba en el corazón de la resistencia armada a la ocupación extranjera en Nagaland. El estado montañoso de dos millones de personas se encuentra entre Assam al oeste y Birmania/Myanmar al este.

Nagaland ha luchado por su libertad desde que el gobierno colonial británico comenzó allí en la década de 1830. En la Independencia de la India y Pakistán en 1947-70 años atrás, el pueblo Naga esperaba que el Primer Ministro de la India, Jawaharlal Nehru, aceptara su aspiración de ser una nación independiente. Este no lo hizo, temiendo que se sentara un precedente para otros estados divididos. El líder Naga Phizo declaró unilateralmente la independencia. Nehru envió tropas con derecho a disparar a matar con toda impunidad. Esto ha dejado un amargo legado que también ha dividido a los propios nagas en facciones fratricidas. El conflicto ha cobrado unas 100.000 vidas.

Visier tenía sólo cinco años cuando en 1956 escapó con su familia a la selva, huyendo del ejército de ocupación indio. "El ejército incendió Khonoma... Nuestro pueblo natal se quemó durante 12 días y fue totalmente consumido por las llamas."

Ellos escaparon para salvar sus vidas, sufriendo enfermedad y hambre, durante dos años, una experiencia abrasadora para un niño, la cual recuerda gráficamente. Una amnistía fue declarada en 1958 y volvieron a casa, su padre abrió una tienda en otra aldea. Visier escribe que "de este trauma y profundo sufrimiento durante los años que estuve en la selva también creció el amor y la compasión, y una mejor comprensión del sufrimiento de la humanidad".

Irónicamente, Visier fue uno de los únicos 32 muchachos nagas elegidos de entre 6.000 para asistir a una academia militar india en el este de la India, una excelente educación. Pero en su cuarto año allí, se dio un violento motín anti-nagas. Traumatizado, regresó a su casa y terminó sus estudios en Shillong, la capital de Assam.

Todo esto pudo haberlo llevado a unirse a la lucha armada. Cosa que no lo hizo gracias a las inesperadas intervenciones en su vida. En 1967, Rajmohan Gandhi, nieto de Mahatma Gandhi, visitó su aldea, declarando, "He visto las tumbas de su gente. He visto los restos de su aldea quemada en 1956. Lo siento profundamente lo que el ejército indio ha hecho a su pueblo". La respuesta, escribe Visier, era increíble. "Aquí estaba un hombre indio... disculpándose por el asesinato, la quema y el caos... Me di cuenta que pedir perdón, expresar pesar, trae sanación - y para todos."  

En segundo lugar, mientras Visier estaba en la escuela, vio una obra de teatro musical internacional llamada Anything to Declare? (¿Algo que declarar?) escenificada en Shillong. Era producida por el Rearme Moral, ahora llamado Iniciativas de Cambio (IdeC), y presentaba historias verdaderas de perdón y reconciliación. "Me sentí profundamente confrontado con su mensaje de reconciliación." Asistió a un campamento en Asia Plateau, el centro de IdeC en la India Occidental, que tuvo "un profundo impacto en la dirección de mi vida". A la edad de 19 años también adoptó la fe cristiana baptista extendida en Nagaland.

Estudió Historia en la North Eastern Hills University en Shillong y se convirtió en el primer Doctor en Historia de Angami.

En 1974 se unió a la gira de otra compañía de teatro de IdeC, Song of Asia, que "cambiaría mi vida, y crearía una cadena de amigos en todo el mundo que vibra hasta el día de hoy". Su tema era también el perdón, donde uno de los personajes declaraba: "Si puedo tener el valor de matar a un hombre, ¿por qué no puedo tener el coraje de amarlo lo suficiente como para hacer de él un hombre diferente?"

Visier se casó con Pari Duncan, a quien había conocido en Shillong, en 1986. Se convirtió en el jefe inaugural del Departamento de Historia y Arqueología de la Universidad de Nagaland. Pero el conflicto en curso con el ejército indio era "como caminar sobre cáscaras de huevo", la violencia era el pan de cada día. Con tres hijos pequeños, decidieron irse a Australia, donde estudió Teología en Melbourne. Su permanencia en Australia se extendió por 20 años, donde "ha vivido satisfecho con ser un refugiado honesto y trabajador como 50 millones de personas en la Tierra". Fueron afortunados haber sido cálidamente acogidos en la red de IdeC en Australia.

El resto de su libro, escrito con el apoyo de Richard Broome de la Universidad La Trobe, habla de su considerable contribución a la vida australiana, trabajando en posiciones de liderazgo en el Consejo Nacional de Iglesias y luego en World Vision (Visión Mundial).

Su historia completa el círculo cuando regresó a Nagaland en 2015, donde ha creado un Jardín de Sanación de 12 acres. Su apasionante historia dice mucho a todo el mundo que ha tenido que huir de la opresión política y violenta, y a todos los que les han acogido. Los refugiados son, de hecho, constructores de las tierras en que viven. De un gran sufrimiento surgió la realización, como la notable historia de Visier ilustra de manera tan dramática.

A Naga Odyssey: Visier’s long way home
(Una odisea de Naga: el largo camino a casa de Visier)
por Visier Meyasetsu Sanyü con Richard Broome
Monash University Publishing, Australia
ISBN: 9 781925 495829