Noticias

Una lección para el mundo desde la historia de Ucrania

Jueves, 18. Febrero 2010
Author: 

Olka HudzComo una joven activista estudiantil hace seis años, Olka Hudz fue una entre los cientos de miles en las multitudes de Kiev como parte de la Revolución Naranja. Fue en ese tiempo cuando se unió a Fundamentos para la Libertad, el programa de IdeC que opera en varios países de Europa Central. Actualmente trabaja como su “coordinadora de seguimiento" con sede en Kiev.

Nosotros, la generación actual en Ucrania, junto con mucho de lo que es bueno y noble en nuestra historia, hemos heredado la amargura de nuestro legado.

Sólo que la censura se ha eliminado, la mayoría de nosotros se están dando cuenta de los hechos reales sobre nuestro pasado. Casi cada familia tiene que lidiar con alguna carga pesada por haber sido abusados de una forma u otra. Algunos fueron detenidos en secreto, torturados y asesinados, y algunos fueron etiquetados como "enemigos de la nación". Muchas familias de otras repúblicas de la URSS se vieron obligadas a trasladarse a Ucrania, y viceversa, desde Ucrania a Siberia, los Urales, Kazajstán. Otros no podían hablar públicamente o escribir en su lengua materna. Masas de personas que se ajustaban a la presión, se volvieron diferentes y perdieron su identidad y auto-respeto. Casi todo el mundo ha sido engañado.

Vivimos llenos de miedo y odio hacia los que nos dijeron que habían hecho mal a nuestros ancestros en el pasado, y dentro de nuestros corazones hay un sinfín de recuerdos dolorosos, de familias luchando en bandos opuestos de amargos conflictos. Tomo a mi propia familia como ejemplo. Al igual que otras familias de Ucrania durante la II Guerra Mundial, uno de los tíos de mi madre desapareció en la lucha contra el Ejército Rojo, mientras que otro murió luchando contra los fascistas con el apoyo de la Alemania nazi, y el tío de mi padre fue muerto por el ejército a favor de la oposición ucraniana.

Nuestra dividida historia es dolorosamente evidente en las fiestas nacionales, cuando algunos de nosotros tenemos todas las razones para celebrar y otros para lamentarse.

Divisiones similares entre nosotros, siguen estropeando nuestra incipiente democracia, con opositores en las elecciones siempre acusándose mutuamente de fraude y comportamiento sin escrúpulos.

Una creciente amistad inspira una nueva visión

Estoy sin embargo, llena de esperanza de que todo esto puede cambiar y que fuera del dolor del pasado, se pueden establecer nuevas relaciones y entendimiento entre los individuos y las comunidades.

Esta esperanza nace de mi experiencia con Lena Kashkarova, una compañera ucraniana de origen ruso, con la que he participado en el programa de IdeC, Acción para la Vida, en la India en 2005-2006. Fuimos las únicas dos ucranianas entre los 50 miembros del equipo internacional. Pero esto es algo muy típico de nosotros los ucranianos, ser de diferentes orígenes, tanto étnica como políticamente. Yo soy de la parte nacionalista de Ucrania y Lena Kashkarova es de Crimea en el sur de Ucrania, y de origen étnico ruso.

Encontramos que nos llevamos bien trabajando en nuestras causas comunes, como el trabajo con los niños pobres en la India o abordar la cuestión de la ética en los negocios allá. Pero la conversación llegaba abruptamente a su fin cuando se trataba de analizar nuestro pasado, en Ucrania.

Pero un día esto cambió cuando durante el almuerzo, Lena abrió su corazón y me confesó que lamentaba mucho lo que la parte rusa hizo a los ucranianos. Dijo que viviendo en India, en una comunidad multicultural y participando en este programa, con sus oportunidades de acción, así como de reflexión en silencio, le había dado el espacio para darse cuenta de esto y compartirlo conmigo.

Fue un alivio para mí escuchar estas palabras de disculpa. Yo, también, admití que mi propia actitud hacia los rusos no era la más pura, y le pedí disculpas por mi amargura y la hostilidad hacia ellos.

Debo admitir que esto fue sólo un comienzo. Nuestra nueva relación es aún un trabajo en progreso. Pero ahora nos pueden ver a ambas en el mismo equipo de coordinación de Fundamentos para la Libertad en el Este de Europa, trabajando todo el día juntas y compartiendo el mismo apartamento en Kiev.

Un programa de verano que esperamos poner en marcha

Este año, se nos ha ocurrido la idea de poner en marcha un programa de verano - "Acción Ucrania 2010: Sanar el pasado" – un proyecto de mes y medio, con el objetivo de lograr la sanación y la reconciliación entre las distintas facciones en Ucrania, actuando como ejemplos personales e instrumentos de cambio.

Nuestra visión es la de reunir a 15 representantes de diferentes partidos políticos, étnicos, religiosos y de comunidades lingüísticas en Ucrania, para participar en un programa intensivo, viviendo y viajando juntos, compartiendo historias de vida personales, recibiendo formación en resolución de conflictos y en la sanación de las heridas de la historia, para llevar a cabo el cambio personal e inspirar iniciativas para el cambio de los demás. Esperamos también producir un documental de nuestras experiencias y presentar nuestras historias de un cambio positivo en una de las conferencias de Iniciativas de Cambio en Caux.

Aún no tenemos fondos para este programa, con excepción de algunas donaciones personales, pero tengo fe de que con bendiciones de allá arriba, esto llegará.

Nuestra historia siempre estará abierta a la interpretación. Y no hay caso en teorizar acerca de la reconciliación. El compartir, abierto y honesto, de historias reales de la gente y la experiencia es la única cosa que no puede ser rechazada, lo que sin duda puede abrir los ojos de la gente y tocar sus corazones. El poder de una disculpa es posible entenderse sólo después de que usted mismo ha dicho "lo siento".

Alguien dijo una vez: "Aquellos que han sufrido más son los que más tienen para dar". Así que no veamos solo los momentos oscuros de nuestra vida personal y nacional (aunque tenemos que estar conscientes de ello), sino que también busquemos la manera en que podamos aportar algo de nuestra propia experiencia e historia para el bien de todo el mundo.

NOTA: Individuos de varias culturas, nacionalidades, religiones y credos, están activamente involucrados con Iniciativas de Cambio. Estos editoriales representan los puntos de vista del escritor y no necesariamente los de Iniciativas de Cambio como movimiento.