Noticias

Learning about Initiatives of Change. Zarcero, Costa Rica 2019

Empoderamiento personal para generar una transformación global

Martes, 26. Febrero 2019

Quince años plantando semillas de Iniciativas de Cambio en todo el mundo. Es maravilloso ver cómo cada persona afectada por las ideas de Iniciativas de Cambio encuentra su propio camino para desafiar a este mundo de una manera positiva. Mi compromiso con las ideas y valores de IdeC comenzó en 2003 después de mi participación en el Programa de Caux Scholars. A veces visible, a veces silenciosamente sigo difundiendo el mensaje de cambio.

Carlos Solís, Pilar Griffin, Gerardo Paniagua Zarcero CR 01/2019

Carlos Solís, Pilar Griffin, Gerardo Paniagua Zarcero CR 01/2019

Tres generaciones mantienen vivas las semillas en Iniciativas de Cambio en Costa Rica. Cada uno de nosotros, de diversos orígenes, hemos experimentado el movimiento desde diferentes perspectivas según nuestra participación en diferentes programas: El América del Mañana 1962, Caux Scholars 2003, Acción para Vida 2004, Keswick to Caux 2008, Encuentro de las Américas 2014 entre otros. Nuestro país ha sido influenciado por las ideas de IdeC desde hace mucho tiempo. Algunos de nuestros políticos y líderes comunitarios han sido inspirados y desafiados por estos valores e ideas a través de los años. Esta vez, la vida nos unió con un propósito común: Plantar semillas de cambio.

Gracias a la iniciativa de Gerardo Paniagua, agricultor y miembro del Concejo Municipal de Zarcero, Costa Rica; quien en 2005 participó en un Diálogo IdeC en Brasil y tuvo una experiencia conmovedora de reconciliación, fui invitada a compartir los valores e ideas del movimiento con funcionarios del gobierno local y otros miembros de la sociedad civil. Aprovechando una breve visita que realicé a mi país natal, acepté con mucho gusto reunirme y comenzar a preparar el campo para la siembra.

Los habitantes de este hermoso y pequeño pueblo centroamericano se enfrentan y comparten algunos de los problemas e inquietudes globales que escuchamos en las noticias. Las estadísticas sobre la calidad de vida en los últimos años reflejan un aumento de la violencia, la contaminación, el deterioro de los recursos naturales, la inmigración, la corrupción, la disparidad social y la pérdida de valores y la humanidad. Se quiere un cambio... +Se necesita un cambio!

Presentar la visión, la misión y la historia de IdeC, ilustrada por las experiencias de cambio y transformación que he presenciado en todo el mundo fue el primer paso para involucrar a una comunidad de creadores de cambio. Lo esencial para fomentar el cambio es detenerse y tomarse el tiempo para comprender quiénes somos, a qué grupos y comunidades pertenecemos, aceptar nuestras debilidades y elegir las fortalezas que impulsan nuestras acciones de liderazgo.

Quienes somos, define dónde se ubican nuestros valores. La concientización de los diversos valores nos ayuda a ser abiertos y tolerantes.

Entonces, ¿Cómo y por dónde empezamos?

Iniciativas de cambio comparte dos herramientas fundamentales para guiar el cambio desde el nivel personal al global:

  1. Cuatro valores absolutos: Honestidad, Desinterés, Pureza y Amor. 
  2. La práctica de Tiempo en Silencio.

Pocas veces en nuestra vida cotidiana creamos la oportunidad para participar en espacios físicos y temporales que nos permiten detenernos y revisar qué áreas debemos transformar y obtener orientación para saber dónde es más necesaria nuestra energía para impactar positivamente este mundo. En el corto tiempo que compartimos juntos, probamos este tipo de reflexión y pudimos expresar brevemente nuestras ideas.

"El cambio comienza conmigo". "Si cambio, mi nación cambia". A menudo escuchamos esas frases y siguen flotando en nuestras cabezas y corazones. Hablar de cambio es abrumador. Sin embargo, no podemos desanimarnos. Somos parte de un universo autopoiético, un universo que se transforma y se auto genera continuamente. Somos generadores de cambio. Terminamos nuestra primera reunión con una nota puede crear un resultado significativamente diferente. Por lo tanto, el pequeño aleteo de nuestras propias alas podría producir un resultado inimaginable y las pequeñas semillas que plantamos hoy pueden brotar y crecer para producir frutos abundantes.                   

Finalmente, don Carlos Solís hizo una sugerencia inspiradora. El, quien comenzó el viaje con IdeC hace casi sesenta años, ofreció conocer y apoyar el viaje de los jóvenes miembros de la comunidad con interés en trabajar con la visión de IdeC. Estas personas están llenas de energía y tienen un gran potencial de liderazgo. Siempre hay más para dar, la temporada de siembra nunca termina...

Esperemos que este sea el comienzo de un proceso de transformación personal y social. Ojala muchas comunidades puedan organizarse para conocer más sobre Iniciativas de Cambio y el trabajo que podemos llevar a cabo en nuestra sociedad.

Sobre la Autora

María del Pilar Griffin,

Consultora Internacional de Educación, Especialista en Resolución de Conflictos y Mediación, Doctora en Mediación Pedagógica y Máster en Derecho Internacional con énfasis en Derechos Humanos. Ha participado y facilitado el diálogo y la configuración de conexión entre diversos grupos comunitarios en Estados Unidos, América Latina, África y el sudeste asiático. Exalumna del Programa de  Caux Scholars y participante de Acción para la Vida 2.