Noticias

Kate Monkhouse speaking at City Gateway International Women's Day Celebration, London, March 2019

“Balance for better” en el Día Internacional de la Mujer 2019

Lunes, 18. Marzo 2019

Kate Monkhouse, Directora Ejecutiva de Creadoras de Paz, se reunió con mujeres en el Centro de Mujeres de City Gateway (City Gateway Women’s Centre) en el este de Londres para celebrar juntas el Día Internacional de la Mujer (“IWD”, por sus siglas en inglés). Comparte con nosotros algunas reflexiones sobre qué significa la temática “Balance for better” (equilibrarnos para mejor) elegida para el #IWD2019 (Día Internacional de la Mujer 2019).

La semana pasada, alguien me dijo que todos nosotros, como individuos, tomamos miles de decisiones cada día. Para cualquier persona que se pueda sentir identificada con esta oración, me imagino cómo debe ser: a qué hora despertarse por la mañana, qué ponerse (si puede elegir), qué desayunar, si ir al trabajo a pie o en autobús, cuándo estudiar, a qué hora hay que recoger a los niños del colegio, cómo tratar los conflictos familiares…

Como mujeres, también tenemos decisiones importantes que tomar: no solo cómo administramos las tareas del hogar o cómo lograr todo lo que se espera de nosotras a diario, sino también cómo podemos apoyarnos a nosotras mismas y a las demás para conseguir tener una vida mejor y llena de paz.

#balanceforbetter theme for International Women's Day 2019, City Gateway, London, March 2019

Mi trabajo me permite conocer a mujeres de todo el mundo que trabajan en pos de la paz.  A las mujeres con las que trabajo, les suelen inspirar agentes de paz extraordinarias, como Malala Yousafzai, Rosa Parks y otros modelos a seguir presentes en los medios de comunicación. Cada una de estas mujeres han tomado la decisión —a veces sin tener otra opción, a veces por circunstancias que no son las que ellas habrían elegido— de trabajar para mejorar tanto sus vidas como las de sus comunidades. Han decidido luchar por la paz, por los derechos de las mujeres; han decidido denunciar la violencia, crear empresas para reducir la pobreza, poner en duda las desigualdades de género…

Os puedo hablar de algunas de las mujeres que conozco. Me encanta compartir sus historias.

Os puedo mencionar a Meena, una compañera de Nepal, que trabaja con chicas adolescentes para ayudarles a hablar sobre los desafíos a los que tienen que enfrentarse con tal de continuar aprendiendo. Puesto que no hay lugares seguros para ir al baño en el colegio.

Os puedo explicar el caso de Dephrose, una refugiada de Burundi, que ha vuelto a su país para trabajar con los habitantes que viven en la pobreza para trabajar junto a ellos en la comunidad para poner en marcha proyectos relacionados con la venta de cabras y de harina de mandioca (yuca).

Os puedo contar el de Iman, una amiga mía de Siria, que trabaja con mujeres que tienen dificultades a la hora de afrontar el futuro tras la guerra civil y les ayuda a encontrar maneras de poder dialogar sobre recuerdos difíciles.

Al igual que la Malala de nuestro mundo, creo que cada una de esas mujeres son extraordinarias, pero cada una diría que es solo una más del montón haciendo las cosas de la mejor manera posible para crear una vida mejor y llena de paz para su comunidad.

Cada una tiene que tomar decisiones sobre cómo equilibrar sus vidas:

Cómo equilibrar sus responsabilidades familiares con sus compromisos fuera del hogar, ya sea cuidar de sus hijos, de su marido o de sus padres.

Cómo equilibrar el trabajo remunerado con la función de liderazgo comunitario, ya sea llevar un negocio o enseñar a media jornada y ser voluntarias para ayudar a otras mujeres a la vez.

Cómo equilibrar lo que comparten con los demás con su propia educación, ya sea dirigir un taller o enseñar a otros mientras intentan buscar tiempo para estudiar también ellas mismas.

¿Os resulta familiar, algo de esto?

En mi vida, yo aún sigo aprendiendo:

Cómo equilibrar un papel apasionante en mi trabajo con ser una tía genial para mis sobrinos y ahijados.

Cómo equilibrar mi deseo de “cambiar el mundo” con el hacer tiempo para rezar cada día para que mi activismo esté basado en la sabiduría.

Cómo equilibrar el difícil apoyo emocional hacia los demás con el cuidarme a mí misma y hacer deporte para estar en buena forma para llevar a cabo mis responsabilidades.

¿Se te ocurre algo que hayas aprendido a equilibrar?

Algunas de las decisiones que tenemos que tomar no son elecciones. Puede que se trate de integrar distintos aspectos de nuestra vida para ser más fuertes, estar más seguras de quiénes somos y estar más capacitadas para trabajar con otras mujeres, con el fin de dar con una vida mejor y llena de paz tanto para nosotras como para nuestras comunidades.

Podemos intentar equilibrar las dificultades de nuestro pasado con las posibilidades de nuestro futuro.

Podemos intentar equilibrar la cultura en que nos criamos y la cultura que nos rodea ahora.

Podemos intentar equilibrar nuestras vulnerabilidades con nuestros puntos fuertes y nuestra resiliencia.

Y todas podemos tomar la decisión de animarnos las unas a las otras como mujeres, de ofrecernos apoyo práctico y emocional y de celebrar nuestros logros. Podemos compartir las habilidades y cualidades que tenemos y gracias a las cuales podemos solucionar los problemas. Podemos compartir la sabiduría y el aprendizaje de generación en generación para superar desafíos.

Mira a las otras mujeres que hay en esta sala. Somos un grupo de mujeres del montón, como cualquier otro grupo de mujeres que se reúnan esta semana para conmemorar el Día Internacional de la Mujer. Formamos parte de una comunidad mundial de mujeres que nos animamos las unas a las otras a florecer en nuestras vidas.

Vosotros os conocéis mejor que yo, pero sospecho que cada una en esta sala es única de una forma u otra: ¡era hermosa, era sabia, estás motivada!

Y, juntas, tenemos calidades maravillosas: la capacidad de acoger y ofrecer ese lugar seguro que una mujer tanto necesita en el mundo actual, la capacidad de construir puentes entre culturas y generaciones diferentes que tan necesario es en el mundo de hoy en día, la capacidad de contar historias positivas de cómo hemos crecido a lo largo de nuestra vida como mujeres.

Volveré a estar de viaje dentro de poco, así que quería daros las gracias por ayudarme a equilibrar mi vida: el equilibrio entre acompañar a mujeres en otros países y a mujeres en mi barrio. ¡Tomemos la decisión de animarnos entre todas a vivir mejor, a tener vidas llenas de paz y a disfrutar juntas del Día Internacional de la Mujer!

Encuentra más información sobre la formación con mujeres de City Gateway en www.citygateway.org.uk (página web únicamente en inglés).

 

Traducido al español por Mariona Gastó Jiménez